Usted está en : Portada: Crónica
Lunes 2 de marzo de 2009
¡Hasta siempre don Mario Vernal!
Gran actor, profesor, dramaturgo, y una mejor persona, nos dejó. Durante 10 años escribió en nuestras páginas.

La Estrella del Norte

Por más de 10 años este diario tuvo una columna especial. Los sábados estaban reservados para un grande de Antofagasta y de toda la región, un actor, dramaturgo, profesor y excelente persona, Mario Vernal Ariste.

Como si fuera una ironía de la vida, el mismo día que se publicó su última columna, falleció en el Hospital Regional.

Columna

El último mensaje que nos dejó se refería a la pobreza, aunque este caballero del ancla nos encantó con temas que iban desde su amado teatro, pasando por la pasión que tenía por la educación, hasta tocar los temas que afectaban a toda la comunidad, a la gente de Antofagasta que tanto quería.

También fue columnista de El Mercurio de Antofagasta y en la actualidad nos encantaba con sus temas cada fin de semana, además de ser parte del consejo de lectores de este Diario, donde siempre destacó la importancia de estar cerca de la comunidad y sus problemas, para que nos convirtiéramos en la voz de los que no tienen voz y también en la esperanza de quienes están más desamparados.

Ayer se despidieron sus restos, pero su recuerdo y legado sigue en cada uno de las personas que lo conocieron, frente a frente, o a través de su espacio en nuestro periódico.

¡Hasta siempre!

El viernes ingresó al Hospital Regional en estado crítico y el sábado dejó de existir producto de una hemorragia intracraneal.

Fue destacado actor, discípulo de Pedro de la Barra, con destacadas participaciones en la Compañía de Teatro de la Universidad de Chile y una labor formativa junto a su esposa Teresa Vernal en el Teatro Taquis.

Una de sus interpretaciones más recordadas es la que realizó en el filme "Caliche Sangriento", donde compartió roles, entre otros, con Jorge Guerra y Jorge Yáñez, una película que marcó una época y que busca ser restaurada, mostrando la realidad de los soldados en el desierto durante la Guerra del Pacífico.

Además de su labor en las tablas, también un maestro en las aulas, donde entregó con su especial tono de voz y el cariño que lo caracterizaba, toda su sabiduría y experiencias de vida.

En la Universidad de Chile, sede Antofagasta, fue importante en la formación de docentes nortinos, ya que además de toda su labor como actor, era profesor básico, medio y universitario.

Reconocimiento

Su gran labor le valió ser nombrado caballero del ancla, máximo galardón que entrega la Perla del Norte a su gente, porque Vernal siempre se sintió un antofagastino de tomo y lomo, a pesar de haber nacido en la oficina salitrera Victoria.

Ayer sus restos fueron despedidos en una misa en la catedral, para luego ser cremado en el Parque San Cristóbal. Sus cenizas serán esparcidas en el desierto, como el mismo lo pidió, para descansar en el lugar donde vivió mágicos momentos.

¡Hasta siempre don Mario Vernal!