Usted está en : Portada: Crónica
Martes 19 de abril de 2011
Ve fantasmas hasta en el laburo diario

La condición de Bryan Alvarado lo ha hecho cuestionarse con cuática si se trata de un don o una maldición... pues lo que le pasa desde hace caleta de tiempo, sí que es algo totalmente del más allá.

Resulta que desde perico este mecánico antofagastino, de 20 pepas, ha experimentado los más alocados y escalofriantes sucesos paranormales, de esos que hacen que la piel se ponga como de gallina.

Fue a los siete años que tuvo su primer contacto con lo desconocido. "Sufrí una especie de desdoblamiento estando en mi propia casa. Más de 12 espíritus que estaban ahí. Yo bajaba y los veía a todos como en su sitio", recuerda el lolito que hasta, incluso, le daba miedo salir al patio y encontrarse con algún espectro fantasmagórico.

Dice que siempre sale de su cuerpo aún estando consciente y despierto, a lo que atribuye como desdoblamiento en el cual interactúa con seres de otra dimensión y que, la mayoría de las veces, visten ropas a la antigua como vestidos largos, en el caso de las mujeres; o sombreros de copa, en el caso de los varones.

Visiones trabajando

Toda esa amalgama de hechos que ha tocado la vida de este joven trabajador también se ha visto en el laburo diario. "Trabajaba en una empresa en calle Riquelme con Latorre. Fui al baño de mujeres ese día y escuché unas voces... todavía no sé si me dijo muere o muerte. Me asusté porque el baño estaba vacío".

Luego ingresó al baño de hombres y le pasó lo mismo. Vio a un sujeto en un abrir y cerrar de ojos, y lo único que recuerda es que la puerta se cerró rápidamente para su asombro.

Lo más heavy es que al día siguiente de esos tenebrosos acontecimientos, corrió el peligro de ser atropellado tres veces. "Fue raro, igual anduve asustado... a veces no me lo explico", precisó.

Pero lo que realmente inquieta a este lolo es que en las calles, fuera de su casa, también ve fantasmas que lo miran de reojo, a veces le hablan, no obstante, él no se atreve a decirles ni una sola palabra a estos entes que aparecen y desaparecen sin previo aviso.

causa

Una de las posibles circunstancias que dan cabida pa' que Bryan vea a gente que nica pertenece a este mundo, según comenta, guarda relación con un vínculo de su papi con una brujilda en antaño. "Mi mamá me comentó que mi papá trabajó con una bruja (...) a lo mejor tuvo una pelea con mi papá y me saltó a mi (la carga negativa)".

En todo este tiempo que ha pasado lo único que le ha quedado a Bryan es acostumbrarse a su condición, puesto que los fantasmas siguen siendo parte de su vida, vaya donde vaya. "Para trabajar me hago el tonto. Muchas veces me tocan o me empujan con la mano", comenta.

En fin, sensación de miedo e inseguridad por no saber a qué se debe que este lolito sea visitado por seres del más allá.